El horrendo asesinato de Vanessa Guillén


REDACCION EL MUNDO | 7/9/2020, midnight
El horrendo asesinato de Vanessa Guillén
JUSTICIA. Las visitas al mural con la imagen de Vanessa Guillén –ubicado en una pared de la gasolinera Texaco, cerca de la intersección de la S. Pleasant Valley y la E. William Cannon Drive– se han multiplicado desde que se confirmó su brutal asesinato. |

Las autoridades confirmaron que el cuerpo hallado el 30 de junio en las inmediaciones de la base militar de Fort Hood (Killeen) es de la soldado Vanessa Guillén (20), reportada como desaparecida desde el 22 de abril, día que fue vista por última vez en el estacionamiento del cuartel general del Escuadrón de Ingenieros Regionales.

Familiares de la soldado Guillén insisten en que las autoridades de la base militar esconden evidencia clave en el caso que ha conmocionado al país y al mundo.

El principal sospechoso del asesinato de la soldado Guillén, llamado Aaron Robinson, que también estaba apostado en Fort Hood, se suicidó cuando la policía lo tenía cercado. Otra sospechosa, Cecily Aguilar, novia de Robinson, fue acusada de ‘conspiración para manipular pruebas’ tras confesar que ayudó a desmembrar y a desaparecer el cuerpo de la soldado.

Desde la desaparición de Vanessa Guillén el 22 de abril, sus seres queridos han declarado reiteradamente que fue acosada sexualmente en la base militar y que la soldado tenía miedo de denunciarlo a sus superiores por temor a las represalias. Aún así, ha trascendido que otros soldados de la base sabían del acoso que sufría Vanessa. Según la abogada de familia de Guillén, Natalie Khawam, Guillén había planeado presentar una denuncia de acoso sexual contra Robinson, quien acabó matándola a martillazos en la cabeza para evitar ser incriminado.

El asesinato de la soldado Vanessa Guillén y el posterior suicidio del principal sospechoso han puesto de relieve el acoso sexual en las Fuerzas Armadas.

El acoso sexual es ‘epidémico’ en el Ejército estadounidense. Ninguna administración presidencial ha hecho lo suficiente para evitarlo. Según cifras oficiales, el número de casos de agresión sexual en el Ejército está en aumento, de 4.4% en 2016 a 5.8% en 2018, especialmente en el grupo demográfico de 17 a 24 años, que son los soldados novatos. Al menos el 24% de las mujeres que sirven en el Ejército han denunciado ‘toxicidad’ en sus cadenas de mando. La abogada de la familia Guillén demandó al Congreso de la Unión abordar el tema con urgencia.

EL DATO

Una de cada cinco mujeres que sirven en el Ejército en un clima de comando poco saludable será agredida.

DEBE SABERLO

La hermana de la soldado Vanessa Guillén advirtió a las personas que desean hacer donaciones que las hagan solo a la cuenta SOLDIER VANESSA GUILLEN MISSING en www.gofundme.com