Gobierno a la caza del fraude matrimonial


REDACCION EL MUNDO | 3/8/2018, midnight
Gobierno a la caza del fraude matrimonial
FRAUDE COMÚN. No todas las bodas son legales, ya que muchos pagan para casarse con un(a) estadounidense y poder obtener la visa permanente. |

M uchas son las personas que intentan obtener la nacionalidad estadounidense para tener más oportunidades laborales y de esa maner lograr una mejor calidad de vida; sin embargo, no todos siguen los pasos correctos, ya que hacerlo podría demandar mucho tiempo, por eso es que hay muchos inmigrantes en este país (indocumentados o con visas de turista, de estudiante o de trabajador temporal) dispuestos a contraer matrimonio con un(a) ciudadano(a) de este país, pagando por ello, sin imaginar (o sin que les importe) que cometen un delito federal: fraude matrimonial. Si usted (o alguien que conoce) pensó que el matrimonio sería la opción más rápida y segura para lograr la residencia en este país, se equivoca. Mucho tiempo en la cárcel y el pago de una gran multa es lo que podría recibir en lugar de la ansiada ‘tarjeta verde’.

El fraude matrimonial es un delito grave que, según el USCIS, debilita a la Nación y la hace menos segura, por lo que el ICE identifica tres tipos de fraude en ese rubro: 1) Si se paga a un ciudadano extranjero para el matrimonio; 2) Si el matrimonio es pedido por correo y 3) Si el extranjero defrauda a un estadounidense que cree que el matrimonio es legítimo. USCIS.gov

ATENCIÓN

De ser descubiertos, las personas que cometan este fraude deberán pagar una multa de hasta 250 mil dólares, incluso podrían tener una condena de hasta 5 años de prisión.

photo

Matrimonios de verdad

MATRIMONIOS DE VERDAD

Es posible residir legalmente en este país al contraer matrimonio, ya que la embajada indica que la visa K-1 (o ‘visa de fiancé’) se concede a los ciudadanos extranjeros que tienen la intención de casarse con estadounidenses. Después pueden convertirse en residentes permanentes para no abandonar el país.

El comprometido extranjero tiene un plazo de 90 días para contraer matrimonio, después de ser aprobado. Al finalizar ese periodo, el estatus migratorio expira. El beneficio puede convertirse en un alivio para futuras familias, pero también se presta para hacer fraudes migratorios.