• 12:09 a.m., 12/12/2017

Salimos del Pacto Mundial sobre migración y refugiados


Agencias / Cortesía | 12/7/2017, midnight
Salimos del Pacto Mundial  sobre migración y refugiados
FUERA. La representante ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, anunció que EE.UU. se retira del Pacto Mundial de la ONU sobre protección de migrantes y refugiados por considerar que la política migratoria del país debe estar en manos “sólo” de los estadounidenses. |

La Administración Trump considera que el acuerdo de la ONU es incompatible con su política migratoria

El sábado 2 de diciembre, Estados Unidos anunció su retiro de un Pacto Mundial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre protección de migrantes y refugiados por considerarlo incompatible con su política migratoria y la soberanía nacional.

Durante la presidencia de Donald Trump, Estados Unidos ya rompió varios compromisos asumidos durante la era de Barack Obama, entre ellos el Acuerdo de París sobre el clima. Más recientemente, Trump retiró al país de la Unesco, organización a la que acusó de tener prejuicios contra Israel.

Este es un nuevo paso del Gobierno Federal en la lucha contra la inmigración ilegal en el país, que confirmaría todos los movimientos al interior de las agencias migratorias y las declaraciones de exfuncionarios y actuales autoridades en referencia a que sí están en la mira todos los indocumentados y no solo los que tengan antecedentes penales.

Al abandonar el Pacto Mundial de la ONU, Estados Unidos no está conminado a cumplir con los siguientes compromisos:

– Proteger los derechos humanos de todos los refugiados y migrantes, independientemente de su condición. Esto incluye los derechos de las mujeres y las niñas, así como promover su participación plena, fructífera y en pie de igualdad en la búsqueda de soluciones.

– Asegurar que todos los niños refugiados y migrantes estén estudiando en un plazo de unos meses después de su llegada.

– Prevenir la violencia sexual y por razón de género, y responder ante ella.

– Prestar apoyo a los países que rescaten, reciban y acojan a un gran número de refugiados y migrantes.

– Trabajar para poner fin a la práctica de detener a los niños a los efectos de determinar su estatus migratorio.

– Condenar enérgicamente la xenofobia contra los refugiados y los migrantes, y respaldar una campaña mundial para combatirla.

– Reforzar la contribución positiva de los migrantes al desarrollo económico y social de los países de acogida.

– Mejorar la prestación de asistencia humanitaria y para el desarrollo en los países más afectados, en particular mediante modalidades innovadoras de soluciones financieras multilaterales, con el objetivo de subsanar todos los déficits de financiación.

– Aplicar una respuesta integral para los refugiados, sobre la base de un nuevo marco que establezca la responsabilidad de los Estados Miembros, los asociados de la sociedad civil y el sistema de las Naciones Unidas, cuando se produzca un gran desplazamiento de refugiados o exista una situación prolongada de refugiados .

– Encontrar nuevas viviendas para todos los refugiados que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados haya considerado que necesitan reasentamiento; y ampliar las oportunidades de los refugiados para reasentarse en otros países mediante, por ejemplo, planes de movilidad de la mano de obra o programas educativos.

– Fortalecer la migración mundial incorporando a la Organización Internacional para las Migraciones en el sistema de las Naciones Unidas.

El plan nacional de la Administración Trump para acabar con la inmigración indocumentada y con la inmigración de ciudadanos de determinados países colisiona con cada compromiso de la ONU.

El Dato

En septiembre del 2016, los 193 miembros de la Asamblea General de la ONU aprobaron la Declaración de Nueva York con el propósito de mejorar la protección y gestión de los movimientos de migrantes y refugiados

Also of interest